Estructura de microservicios

Microservicios de Spring Boot

Algunas de las fuentes de este artículo pueden no ser fiables. Por favor, ayude a este artículo buscando fuentes mejores y más fiables. Las citas no fiables pueden ser cuestionadas o eliminadas. (Octubre de 2018) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Una arquitectura de microservicios -una variante del estilo estructural de la arquitectura orientada a servicios- es un patrón arquitectónico que organiza una aplicación como una colección de servicios poco acoplados y de grano fino, que se comunican a través de protocolos ligeros. Uno de sus objetivos es que los equipos puedan desarrollar y desplegar sus servicios independientemente de los demás. Esto se consigue mediante la reducción de varias dependencias en la base de código, lo que permite a los desarrolladores hacer evolucionar sus servicios con restricciones limitadas por parte de los usuarios, y ocultar la complejidad adicional a los usuarios[1]. Como consecuencia, las organizaciones son capaces de desarrollar software de rápido crecimiento y tamaño, así como de utilizar servicios disponibles con mayor facilidad. Los requisitos de comunicación se reducen. Estas ventajas tienen el coste de mantener el desacoplamiento. Las interfaces deben diseñarse cuidadosamente y tratarse como una API pública. Una técnica que se utiliza es tener múltiples interfaces en el mismo servicio, o múltiples versiones del mismo servicio, para no interrumpir a los usuarios existentes del código.

  Analisis retrospectivo

Ejemplo de microservicios

El estilo de arquitectura de microservicios es una forma de construir una aplicación como un grupo de varios servicios. En pocas palabras, significa construir una aplicación utilizando muchos módulos o partes de una sola función. Cada módulo tiene una interfaz claramente definida y un funcionamiento previsto.

A medida que las organizaciones se alejaban de las arquitecturas monolíticas y se acercaban a las arquitecturas orientadas a los servicios en los primeros tiempos del desarrollo de aplicaciones de software empresarial, surgieron los microservicios. Esta evolución sigue siendo impulsada por las demandas multifacéticas de las empresas en todos los sectores.

A medida que la velocidad de desarrollo aumentaba, también lo hacía la necesidad de alejarse de las aplicaciones antiguas y disfuncionales. Estas unidades autónomas no podían cambiarse fácilmente, por lo que cualquier actualización o aumento de una aplicación era lento y afectaba a todo el sistema. Unos simples cambios en un fragmento de código podían suponer el redespliegue de toda una nueva versión del software.

Los microservicios resolvieron este problema al ofrecer la posibilidad de construir una aplicación como una colección de servicios, o partes, pequeños e independientes que podían actualizarse y cambiarse sin afectar a la totalidad del sistema.

De monolito a microservicios

El patrón de arquitectura de microservicios está ganando rápidamente terreno en la industria como una alternativa viable a las aplicaciones monolíticas y a las arquitecturas orientadas a servicios. Debido a que este patrón de arquitectura aún está evolucionando, hay mucha confusión en la industria sobre lo que es este patrón y cómo se implementa. Esta sección del informe le proporcionará los conceptos clave y los conocimientos básicos necesarios para comprender las ventajas (y las desventajas) de este importante patrón de arquitectura y saber si es el patrón adecuado para su aplicación.

  24/7 que significa

Independientemente de la topología o el estilo de implementación que elija, hay varios conceptos básicos comunes que se aplican al patrón de arquitectura general. El primero de estos conceptos es la noción de unidades desplegadas por separado. Como se ilustra en la Figura 4-1, cada componente de la arquitectura de microservicios se despliega como una unidad separada, lo que permite un despliegue más fácil a través de una tubería de entrega eficaz y racionalizada, una mayor escalabilidad y un alto grado de desacoplamiento de aplicaciones y componentes dentro de su aplicación.

Ejemplo de microservicios Java

A diferencia de los microservicios, una aplicación monolítica se construye como una unidad única y autónoma. Por lo tanto, cualquier cambio en la aplicación es lento, ya que afecta a todo el sistema. Una modificación realizada en una pequeña sección de código puede requerir la construcción y el despliegue de una versión completamente nueva del software. Por lo tanto, escalar una función específica de una aplicación también significa que hay que escalar toda la aplicación.

  Diferentes soluciones

Los microservicios resuelven los retos de los sistemas monolíticos siendo lo más modular posible. En su forma más sencilla, ayudan a construir una aplicación como un conjunto de pequeños servicios, cada uno de los cuales se ejecuta en su propio proceso y se puede desplegar de forma independiente. Estos servicios pueden estar escritos en diferentes lenguajes de programación e incluso pueden utilizar diferentes técnicas de almacenamiento de datos.

Aunque esto hace que las cosas sean más escalables y flexibles, necesita un cambio dinámico. Los microservicios suelen estar conectados a través de APIs y pueden aprovechar muchas de las mismas herramientas y soluciones que han crecido en el ecosistema de servicios web y RESTful. Probar estas APIs es ahora algo innegociable para garantizar la calidad de los despliegues de software. Funciona validando las vías de comunicación y el flujo de datos a lo largo de su despliegue de microservicios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad