Aplicaciones en la nube ejemplos

¿Es google drive un ejemplo de computación en la nube?

La computación en nube es la prestación de servicios informáticos, como software, bases de datos, servidores y redes, a través de Internet. Esto significa que los usuarios finales pueden acceder a los programas y aplicaciones desde cualquier lugar.

Para los usuarios, “la nube” significa una conexión permanente a aplicaciones basadas en la web, almacenamiento de datos, procesamiento y otros recursos informáticos. La mayoría de la gente utiliza la computación en nube para almacenar y acceder a datos personales o empresariales desde un espacio remoto o privado en Internet.

La nube recibe su nombre de la práctica de dibujar Internet como una nube en los diagramas de patentes de la red de principios de los 90. Así que cuando la gente habla de cosas como “almacenamiento en la nube” y “CRM basado en la nube”, se refiere a los recursos y servicios del sistema que pueden hacer estas cosas a través de Internet.

La computación en nube se basa en la premisa de que la computación principal tiene lugar en una máquina, a menudo remota, que no es la que se está utilizando actualmente. Los datos recogidos durante este proceso son almacenados y procesados por servidores remotos (también llamados servidores en la nube), lo que significa que el dispositivo que accede a la nube no necesita trabajar tanto.

¿Cuáles son los 3 ejemplos de computación en nube?

Existen tres tipos de computación en nube: Infraestructura como servicio (IaaS), Plataforma como servicio (PaaS) y Software como servicio (SaaS). Con IaaS, las empresas controlan sus propios componentes de computación, red y almacenamiento sin tener que gestionarlos físicamente en las instalaciones.

  Almacenamiento en la nube hibrido

¿Qué son las aplicaciones en la nube?

Más concretamente, una aplicación en la nube es un software que ejecuta su lógica de procesamiento y almacenamiento de datos entre dos sistemas diferentes: del lado del cliente y del lado del servidor. Parte del procesamiento tiene lugar en el hardware local del usuario final, como un ordenador de sobremesa o un dispositivo móvil, y otra parte tiene lugar en un servidor remoto.

¿Es Facebook una aplicación en la nube?

Facebook es una plataforma de medios sociales y no un producto de almacenamiento en la nube.

10 ejemplos de computación en nube

Este artículo puede resultar confuso o poco claro para los lectores. En particular, se trata de un artículo mal redactado y con muchas inexactitudes sobre un tema de gran importancia. Por favor, ayude a aclarar el artículo. Hay una discusión sobre esto en Talk:Cloud computing § Lenguaje no gramatical e ininterpretable, alcance/propósito incoherente, lleno de información errónea. (Marzo 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Metáfora de la computación en nube: el grupo de elementos en red que proporcionan servicios no necesita ser dirigido o gestionado individualmente por los usuarios; en su lugar, todo el conjunto de hardware y software gestionado por el proveedor puede considerarse como una nube amorfa.

La computación en nube[1] es la disponibilidad bajo demanda de los recursos de un sistema informático, especialmente el almacenamiento de datos (almacenamiento en la nube) y la potencia de cálculo, sin una gestión activa directa por parte del usuario[2] Las grandes nubes suelen tener funciones distribuidas en múltiples ubicaciones, cada una de las cuales es un centro de datos. La computación en nube se basa en la compartición de recursos para lograr la coherencia y suele utilizar un modelo de “pago por uso”, que puede ayudar a reducir los gastos de capital, pero también puede generar gastos operativos inesperados para los usuarios[3].

  Freeware es de pago

Definición de computación en nube

En pocas palabras, la computación en nube es la prestación de servicios informáticos -incluidos servidores, almacenamiento, bases de datos, redes, software, análisis e inteligencia- a través de Internet (“la nube”) para ofrecer una innovación más rápida, recursos flexibles y economías de escala. Normalmente sólo se paga por los servicios en la nube que se utilizan, lo que ayuda a reducir los costes operativos, a gestionar la infraestructura de forma más eficiente y a escalar a medida que cambian las necesidades de la empresa.

La computación en nube elimina el gasto de capital que supone la compra de hardware y software, así como la instalación y el funcionamiento de los centros de datos in situ: los bastidores de servidores, la electricidad permanente para la alimentación y la refrigeración, y los expertos en TI para la gestión de la infraestructura. Todo esto se acumula rápidamente.

La mayoría de los servicios de computación en la nube se prestan en régimen de autoservicio y bajo demanda, por lo que incluso grandes cantidades de recursos informáticos pueden aprovisionarse en cuestión de minutos, normalmente con unos pocos clics de ratón, lo que ofrece a las empresas una gran flexibilidad y elimina la presión de la planificación de la capacidad.

Las ventajas de los servicios de computación en nube incluyen la capacidad de escalar elásticamente. En el lenguaje de la nube, esto significa suministrar la cantidad adecuada de recursos informáticos -por ejemplo, más o menos potencia de cálculo, almacenamiento o banda ancha- justo cuando se necesitan y desde la ubicación geográfica adecuada.

  Sistema operativo distribuido

Diferentes servicios en la nube

La computación en nube se refiere a la tecnología por la que se utiliza Internet para el almacenamiento y la gestión de datos en servidores remotos. Se puede acceder a los datos almacenados en la nube a través de Internet.    Es un sistema de software que permite acceder a las redes compartidas de almacenamiento, servidores y aplicaciones a través de Internet. El sistema permite el trabajo remoto de los usuarios. Es uno de los mercados que más crece en el mundo y se estima que pasará de 67.000 millones de dólares en 2015 a 162.000 millones de dólares en 2020, con una tasa de crecimiento anual del 19%.

Anteriormente, las empresas y organizaciones tenían que utilizar discos duros y servidores para almacenar todos sus datos. Además, si la empresa es grande, la capacidad de almacenamiento de datos tiene que ser mayor. Sin embargo, la forma de almacenar y gestionar los datos no era escalable. La computación en la nube es una innovación impresionante del siglo XXI que atrae la atención de todas las organizaciones y empresas. Se ha incorporado rápidamente a la tecnología general. Además, con el desarrollo de los teléfonos inteligentes y los dispositivos para acceder a Internet, la computación en nube ha sido bien adoptada en las organizaciones.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad