Internacionales

MERCOSUR: EL GOBIERNO ASEGURÓ QUE BRASIL Y URUGUAY QUIEREN ROMPER EL BLOQUE Y CONVOCAN A UNA REUNIÓN DE CANCILLERES

Ambos países vecinos buscan flexibilizar las condiciones comerciales del bloque. Cruces y chicanas entre el ministro brasileño Paulo Guedes y Martín Guzmán.

El Gobierno argentino salió de la reunión de cancilleres del Mercosur convencido de que tanto Brasil como Uruguay buscan “romper” el bloque aduanero y abrirse a negociar libremente tratados con otros países. Así lo aseguraron fuentes oficiales presentes ayer Lunes en el encuentro virtual celebrado en el Palacio San Martín. De todas formas, la Casa Rosada analiza cómo implementar un mecanismo de “compensación” que permita cierta flexibilidad comercial.

La reunión de funcionarios estuvo signada por los cruces entre las delegaciones de Brasil y Uruguay, por un lado, que buscan eliminar o morigerar las condiciones que implica el Mercosur para sus políticas de intercambio comercial, y la Argentina, por otro, que acepta discutir modificaciones pero que defiende la continuidad de las políticas conjuntas en relación a otros bloques y respecto a posiciones arancelarias.

“Hay una posición ultraliberal, muy dogmática de Brasil y Uruguay, con una narrativa de abrir (la economía) y desarrollarse que quedó refutada hace rato. Brasil quiere romper el bloque”, comentó un alto funcionario presente en el encuentro virtual con sus pares del Mercosur. En ese sentido, adelantó que el Gobierno argentino convocará a una reunión presencial de urgencia de cancilleres en Buenos Aires para “ver si es posible un margen de negociación”, dijo la fuente.

Desde la Casa Rosada aseguraron que la posición “rupturista” de Brasil no parece contar con el apoyo unánime del gabinete de Bolsonaro. “Quedó claro que hay una gran incomodidad de Itamaraty (sede de la Cancillería brasileña), de hecho el canciller brasileño (Carlos Alberto Franco França) en su exposición leyó la posición de su país que claramente era la de Paulo Guedes (ministro de Economía)”, dijeron tras la reunión.

Brasil y Uruguay plantearon en primer lugar sus críticas, que no son nuevas ya que ambos países mencionan (en el caso de Bolsonaro, formó parte de su discurso de política económica desde que asumió), mientras que recientemente el jefe de Estado uruguayo Luis Lacalle Pou consideró “un lastre” al Mercosur, lo que generó un duro cruce con Alberto Fernández.

“La posición de Brasil es muy poco pragmática. Guedes hizo una larga exposición con muchos argumentos que son muy discutibles, entre ellos que Asia redujo su pobreza gracias al libre comercio, pero no mencionan que tuvo un recorrido productivo previo”, con un rol central del Estado, aseguró uno de los ministros presentes en la reunión. El funcionario argentino mencionó que la postura de Uruguay estuvo tan influenciada por la brasileña que “en su texto tenía hasta palabras en portugués”, chicaneó.

Durante la reunión hubo un duro cruce entre Guedes y Martín Guzmán. “La mano invisible de Adam Smith es invisible porque no existe”, dijo el jefe del Palacio de Hacienda. El brasileño le respondió desde la otra mitad de la biblioteca: “Nosotros conocemos muy bien a los economistas que cita el ministro Guzmán, pero más de la mitad de los premios Nobel los ganaron economistas de la Universidad de Chicago”, replicó Guedes

La posición argentina, de todas formas, no fue la de descartar de plano cualquier cambio, según aseveran los funcionarios. “Queremos modernizar el Mercosur y de hecho presentamos una propuesta para reducir los aranceles, algunas posiciones incluso llegarían a 0%. Podemos plantear la discusión pero lo que quieren Brasil y Uruguay es directamente violatorio de la carta fundacional del bloque”, concluyeron desde la Casa Rosada.

Durante su exposición en la que se cruzó con Guedes, Guzmán dio a entender que el país aceptaría realizar modificaciones a las condiciones del Mercosur: “Argentina reconoce las distintas situaciones que están experimentando los distintos países del bloque. Por eso es importante reconocer la necesidad de la flexibilidad para lidiar con esas situaciones. Pero también es fundamental no olvidar que a la integración la estamos pensando como un medio para el fin del desarrollo”, apuntó.

Según fuentes oficiales, el Gobierno evalúa una suerte de esquema de “compensación” para permitir, al menos en los hechos, cierta flexibilidad para que haya un apertura comercial de miembros del Mercosur con otros países o bloques comerciales, de forma tal que si uno de los países integrantes dejara de comprarle a uno de los socios un producto para adquirirlo “por fuera”, existiera un mecanismo igualador a través del intercambio bilateral de otros bienes.

Hacia adelante el panorama luce crítico para el bloque de países sudamericanos. El Gobierno argentino convocó a una nueva reunión presencial de cancilleres y ministros de Economía para mediados de Mayo para continuar las negociaciones cara a cara. “No se puede romper el Mercosur por cuestiones dogmáticas”, concluyó un ministro presente en el Palacio San Martín.

La propuesta de Uruguay de flexibilizar el Mercosur ingresó formalmente ayer Lunes al bloque. El anuncio lo realizó por las redes sociales la Cancillería uruguaya, desde donde aseguraron que la propuesta cuenta “con el apoyo total de Brasil”.

La propuesta de Uruguay pasará ahora a estudio de los coordinadores del Grupo Mercado Común “con el fin de generar los insumos que habiliten a tomar decisiones en la próxima reunión del Consejo Mercado Común”.

Fuente: Infobae.

Botón volver arriba