Salud

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE VACUNARSE CONTRA EL COVID-19?

A pesar de las diferentes tecnologías utilizadas para la obtención de vacunas contra la COVID-19, las tres aprobadas por la ANMAT, han demostrado una alta eficacia, muy superior al 50% exigido por la OMS como límite para su aprobación.

Todo ha ido tan rápido que nos surgen tres preguntas: ¿cómo son, cómo nos protegen y qué efectos secundarios producen estas vacunas? Intentamos responder basándonos en las publicaciones y notas de prensa de las empresas productoras, así como en los informes de la agencia reguladora: Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica.

¿Qué es la eficacia?

Esos porcentajes son los primeros resultados de los estudios de fase III que cada farmacéutica presentó a la EMA. En estos ensayos los participantes se dividen en dos grupos: a uno se le inocula el fármaco y a otro un placebo. Son experimentos con decenas de miles de personas a las que se les hace un seguimiento para comprobar cuántas de ellas se infectan con el SARS-CoV-2. Si el 10% de los sujetos infectados estaban en el grupo vacunado y el 90% en el placebo, quiere decir que la vacuna tiene una eficacia del 90%.

¿Cuál es más efectiva?

La eficacia es el porcentaje descrito en los ensayos clínicos, un concepto distinto al de efectividad, que se refiere a la capacidad de frenar la enfermedad en poblaciones reales, fuera de los experimentos controlados, que se hacen en personas sanas. Siempre será, por tanto, menor. Todavía es pronto para saber con exactitud la efectividad de cada vacuna en un escenario real y hasta qué punto evitan infecciones asintomáticas, pero lo que van mostrando los resultados preliminares es que todas las que ya están desplegándose tienen muy altos porcentajes a la hora de evitar la enfermedad grave, ingresar en la UTI y morir. Tampoco se conoce cuánto dura esta inmunidad, algo que solo dirá el tiempo.

Ahora bien de acuerdo a los últimos datos informados la efectividad de cada vacuna es:

· Sputnik V: Fue desarrollada en Rusia y cuenta con una eficacia del 91,6%. Entre los posibles efectos secundarios se destacan la fiebre y las cefaleas.

· Covishield: Fue desarrollada en la India por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, y cuenta con una eficacia del 86%. Entre los posibles efectos secundarios se destacan Cansancio, dolor de cabeza o dolor muscular.

· Sinopharm: Fue desarrollada en China y cuenta con una efectividad del 79,34%. Entre los posibles efectos secundarios se destacan dolor en el sitio de inyección, fatiga, fiebre transitoria y dolor de cabeza.

¿Qué nos espera en los próximos meses?

Ya sabemos que estas tres vacunas funcionan y son seguras. A un año desde que comenzó la pandemia tenemos más de un caballo ganador. Es de esperar que lleguen a la meta muchas otras que supondrán mejoras, como eliminar la transmisión del virus o adaptarse rápidamente a nuevas variantes.

Lo que parece indiscutible es que ahora, como sociedad, tenemos un reto: vacunar lo antes posible a la población con estas tres vacunas y las que se vayan aprobando. Es imprescindible para atajar la pandemia.

Botón volver arriba