Locales

CONFIRMADA LA VENTA DEL LOCAL DE RIBIERO EN SAN JUAN

La transacción pone en riesgo un local que subalquila y además le da lugar a una maniobra peligrosa.

El Sindicato de Empleados de Comercio fue a una audiencia para saber cómo y cuándo podían vender el local de 1.200 metros cuadrados que tiene Ribeiro en la provincia. Pero al llegar la respuesta fue muy diferente y más preocupante: “ya está vendido”.

Con esa carta sobre la mesa la reunión que iba a ser informativa se convirtió en una doble preocupación para el gremio que conduce Mirna Moral. Es que por un lado temen que las cosas se precipiten por el peor escenario y haya despidos. Por el otro, hay un local que subalquila que también podría estar en riesgo. Se trata de La Tijera, que hace más de un año ocupa un sector menor de la tienda y ahí tiene su local.

Lo cierto es que la audiencia de este jueves 18 dejó una gran duda en el aire que podría volcar la situación del escenario controlado que planteó Ribeiro a uno que pone en riesgo decenas de puestos de trabajos propios y ajenos. ¿Cuándo se deben ir de la esquina de Tucumán y Libertador?

Mirna Moral explicó que los gerentes que fueron a la audiencia confirmaron la venta, pero no tienen idea de cuándo deberán entregar las llaves. Mientras tanto están buscando un local “de 400 metros cuadrados y que no necesite modificaciones ni arreglos”.

La preocupación es que llegue el día límite y no hayan alquilado nada nuevo. Si eso sucede la empresa podría alegar que debe cerrar por razones de fuerza mayor. En ese caso quedan habilitados para solicitar despedir empleados, algo que en la actualidad está prohibido en condiciones normales, y hasta indemnizan con el 50%.

Moral aseguró que si Ribeiro intenta recurrir a esta herramienta apelarán, ya que la decisión de vender sin tener un lugar al cual recurrir podría dejar sin valor el argumento. En total quedan 31 trabajadores en relación de dependencia, ninguno de ellos ha sido despedido ni les han ofrecido un retiro voluntario por el momento.

A esto se suma que para Ribeiro una de las pocas alternativas para despedir al personal sería una situación de emergencia a este nivel. Es que ya no pueden presentarse en procedimiento preventivo de crisis porque lo hicieron en 2018 hasta 2019, pero luego el mismo perdió su validez y no los dejaron acceder a esta situación excepcional otra vez.

La lenta caída de Ribeiro

La empresa de las minicuotas empezó con problemas a fines de 2018. Fue en ese año cuando cerró uno de sus locales, el de Rawson, y hubo rumores de que podía desaparecer también la sucursal del centro.

En ese momento no hubo despidos, ya que todo el personal que estaba en la segunda sucursal pasó a depender de la que está en calle Libertador. En el último año los trabajadores han seguido un régimen particular: trabajan una semana sí y otra no y estarían cobrando todo el sueldo. Además, achicaron el espacio y fue cuando subalquilaron a La Tijera.

Ahora Ribeiro, según el SEC, está otra vez con los números en rojo respecto a sus trabajadores. En las últimas semanas han tenido reuniones porque deben las cuotas del sindicato, todavía no pagan el mes de febrero y hasta les deben la cuarta cuota del aguinaldo. Incluso vienen atrasados con algunos aumentos, aseguró Moral.

 

Fuente: Diario Huarpe

Botón volver arriba