Ambiente

San Juan perdió 3.000 árboles en una década

El director de Arbolado de San Juan explicó que ya está diseñando un plan de acción.

Durante la semana que pasó, la Dirección de Arbolado de San Juan terminó de elaborar el informe final del Censo de Arbolado que se viene realizando desde el año pasado. Este estudio determinó que en la última década se perdieron al menos 3.000 árboles que murieron a causa de diferentes factores a los que ahora se suma la sequía.

En contacto con Osvaldo Olmo, director de Arbolado Público que tiene más de 40 años de experiencia en el tema, explicó que el anterior censo de arbolado se hizo en 2012 y arrojó un total de 180.000 ejemplares, mientras que el censo que concluyó hace pocos días determinó que en San Juan hay 177.000 especies que conforman el arbolado público.

Olmo explicó que esta baja en la cantidad de ejemplares puede deberse a diferentes factores que van desde el crecimiento demográfico, hasta enfermedades puntuales que pudieron afectar a los árboles. Igualmente, el funcionario opinó que a este panorama se suma la sequía que viene afectando a la provincia y amenaza con prolongarse por más tiempo.

«Como todo ser vivo, los árboles necesitan agua para vivir y crecer, la falta de líquido puede causar la aparición de enfermedades y hasta la muerte del ejemplar», explicó Olmo, quien aseguró que ya han detectado una primera enfermedad.

Es que durante el censo han encontrado que la presencia de ácaros y pulgones. «Hemos detectado que en Capital y Caucete hubo un impacto grande de pulgón, principalmente en moreras», explicó Olmo, quien agregó que la presencia de esta plaga es fácilmente comprobable, ya que a simple vista se observa como el árbol desprende una especia de moco que al caer al suelo lo mancha y deja la zona pegajosa.

Ante este problema, Arbolado ya comenzó a aplicar un producto denominado «sistémico» que no se aplica como una fumigación, sino que el químico entra por la raíz, circula por la savia y llega a las hojas.

Para ello se debe hacer un hoyo en la zona de la taza del árbol. Es un hueco de pocos centímetros de diámetro, por 20 centímetros de profundidad, en donde se coloca la sustancia que sirve para combatir la plaga. Todo este procedimiento se realiza de noche para evitar que las personas puedan tener contacto con estas sustancias que son potencialmente tóxicas.

De forma paralela, ya en el mes de febrero de este año Arbolado comenzó a trabajar para mejorar las condiciones de al menos 600 árboles ubicados en diferentes lugares de la provincia. Olmo explicó que se trabajó con las especies que tenían «problemas mecánicos» como son los casos que presentan tutor roto, están muy deformados o les falta el atado. Además, retiraron malezas de las tazas o reconstruyeron tazas deformadas.

Plan Forestal

En la semana que pasó, Olmo comenzó con las gestiones para lanzar la licitación para la compra de más de 20.000 árboles que se plantarán en diferentes zonas de San Juan. El funcionario explicó que más allá de la cantidad de ejemplares, se hará foco en la especie que se va a plantar.

«Hace años que se impuso la mora casi como único árbol en San Juan, esto no es beneficioso porque si una plaga afecta a esta especie corremos el riesgo de perder muchos ejemplares juntos», aseguró el especialista.

Olmo contó que antes de definir qué árboles van a comprar consultó con la carrera de Biología de la UNSJ desde donde le dieron una serie de recomendaciones. «El principal objetivo será no plantar especies consideradas como exóticas, sino como que priorizará a las especies autóctonas que se adaptan al clima local, estamos pensando en el prosopis chilensis, conocido como algarrobo chileno, que se adapta bien», explicó.

Ante la pregunta de qué árbol no se debe plantar en San Juan, el funcionario opinó que definitivamente no se pueden plantar más plátanos, ya que necesitan una gran cantidad de agua y si no la reciben dejan de crecer y sus hojas se ponen amarillas antes de tiempo.

Una vez que compren los árboles, Olmo adelantó que para agosto esperan comenzar a plantar los árboles que se repartirán entre las comunas y diferentes ONGs que ya se anotaron para recibir ejemplares. «En el caso de las entidades, revisaremos que los planten y controlaremos que la especie tenga riego», concluyó el funcionario.

Fuente: Diario Huarpe

Botón volver arriba