Cannabicultura

Cannabis medicinal: Psoriasis

La psoriasis es una afección crónica de la piel, considerada multifactorial ya que asocia predisposición genética, desencadenantes ambientales (como estrés, infecciones, medicamentos) y fenómenos de autoinmunidad que producen una reacción inflamatoria
crónica.

En la psoriasis existe una disminución del tiempo de renovación de las células de la piel y una alteración en el funcionamiento de sus distintas capas, lo que produce acumulación de células cutáneas e inflamatorias. Sus principales síntomas son: manchas rojas en la piel
cubiertas con escamas en distintas partes del cuerpo, comezón, ardor, uñas engrosadas.

En algunos casos también provoca inflamación de articulaciones y dolor, lo que se conoce como artritis psoriásica. Los síntomas suelen aparecer por períodos de tiempo y luego desaparecer.

Tratamiento tradicional
Los tratamientos están enfocados en controlar los síntomas y el avance de la enfermedad. Dependiendo del grado, se pueden hacer distintos enfoques.

En los casos más leves se suelen realizar tratamientos tópicos a través de distintas cremas y ungüentos (con corticoides y otros antiinflamatorios), y también shampoos especiales para el cuero
cabelludo.

En casos moderados a severos se suele optar por la exposición a luz utravioleta o fototerapia, y también por tratamientos sistémicos a partir de medicaciones que inhiben la reacción inmunitaria defectuosa.

Tratamiento con Cannabis
Tanto el THC como el CBD tienen una actividad antiinflamatoria que es importante para el tratamiento de la psoriasis. Por otro lado, el sistema endocannabinoide, presente en todos los órganos, también se encuentra en la piel, que es el órgano del cuerpo humano con mayor conentración de recepctores CB2.

Este sistema ejerce importantes funciones homeostáticas e inmunorreguladoras, por lo tanto su activación mediante fitocannabinoides explicaría la utilidad en el tratamiento de la psoriasis, ya que modulando el proceso autoinmune, se reduciría el tamaño de las lesiones cutáneas.

Cada vez más personas tratan la psoriasis mediante derivados de la planta y su experiencia es alentadora. En general, realizan tratamientos combinados en los que se aplican preparaciones tópicas junto al uso de extractos por vía oral. Es importante que el cannabis usado sea de procedencia conocida y tratado con productos orgánicos para evitar riesgos innecesarios en un proceso en el que se busca restituir la salud.

CUIDADOS GENERALES
> Es importante recordar que el cannabis debe emplearse como fitoterapia complementaria y no como reemplazo del tratamiento. > Su uso debe supervisarse por un médico y un familiar. > Se aconseja llevar un registro de efectos inmediatos y a largo plazo. > El modo de administración influye en los efectos y su duración. > Deben ser especialmente precavidos los adultos mayores y quienes tienen antecedentes cardiovasculares, hepáticos, renales o psiquiátricos. > Las flores deben estar libres de hongos y agroquímicos. > Los extractos no deben contener alcohol ni contaminantes.

Fuente: revista THC

Botón volver arriba